Tipos de rosácea

Enlaces patrocinados

Si tienes el rostro inflamado y enrojecido con ampollas de color rojizo es posible que tengas rosácea. Para los que no lo sepan, la rosácea es una patología y afecta en especial a la cara, sobre todo a la barbilla y a las mejillas, aunque en ocasiones también se pueden ver casos en lo que el paciente la tenga en los ojos, la nariz y la frente.

Normalmente esto sucede cuando los vasos sanguíneos de la cara se amplían, afectando a las mujeres, en especial las que tengan una piel clara o blanca, y en las personas que tienen treinta años o son mayores a esta edad. Así pues su rostro puede verse afectado por unas ampollas que son similares al acné en apariencia.


Enlaces patrocinados


Según las características o síntomas que puede sufrir el paciente, la rosácea se divide en cuatro distintos tipos que vamos a citar a continuación:

Rosácea ocular: es aquella que como su nombre indica afecta en los ojos. De esta manera estos pueden ponerse rojos, tener sensación de sequedad en ellos, quistes en los párpados, sentir un cuerpo extraño y sensibilidad a la luz del lugar donde se esté. Este tipo de rosácea puede aparecer sola o también en compañía de otra. Lo mejor que puedes hacer es ir al oftalmólogo y que te ponga un tratamiento o remedio.


Enlaces patrocinados


Rosácea pápulopustulosa: si tienes ésta verás que los síntomas son similares a un acné común ya que se presenta con la piel rojiza, sensible, oleosa, lesiones con pus, pudiendo sentir escozor o ardor. Por todo eso es conocida también como acné rosácea y se suele presentar en mujeres de mediana edad.

Rosácea fimatosa: los síntomas en ésta se pueden ver en los poros de la piel que aparecen como más abiertos, haciendo que se observe la superficie de una manera enrojecida y rugosa, además de engrosada. Normalmente afecta sólo a la nariz llamándose este caso rinofima, pero en ocasiones puede verse en todo el rostro. Este tipo de rosácea suele aparecer muy poco en los pacientes, pero es una de las peores.

Rosácea eritematotelangiectásica: por último en este caso la piel del rostro y por el pecho puede coger un fuerte tono rojizo además del aumento de la temperatura, es decir notar la sensación de calor en dichas zonas, además de verse los vasos sanguíneos, a esto se le llama telangiectasias. De esta manera la piel de los que la padecen la tienen rugosa pudiendo tener o no escamas, la sensación de ardor que hemos mencionado, seca y muy sensible.

Si sientes alguno de estos síntomas o sabes que tiene rosácea ve al médico para que pueda tratarte ya que hay maneras de solucionar este problema y no dejar que se convierta una pesadilla en la vida de cada uno. No solamente por afectar a la piel y poder doler, también por aquellas personas que pueden sentirse inseguras por todo esto que le está ocurriendo principalmente en su rostro, pudiendo tener vergüenza, y si no te tratas la cosa puede ir a peor hasta puntos depresivos.


Enlaces patrocinados